PRENSA FRANCESA: El arte de extraer el mejor sabor.

Por muchos años la prensa francesa fue mi cafetera favorita, recuerdo que fue la segunda cafetera en mi hogar, yo me sentía tan emocionada cada mañana por preparar mi café en ella, porque sentía que era una preparación donde había una buena conexión entre yo y el café, ya que debía dedicarle tiempo y cuidado, como el amor.

Después, leí que esta hermosa cafetera que fue patentada en el año 1958 y que uno de los objetivos de su diseño fue hacer el proceso de preparación más sencillo y dar como resultado una bebida más pura gracias a la poca cantidad de piezas metálicas que están en contacto con el agua y el café. Interesante ¿verdad?

Pero como todo en esta vida, aunque esta cafetera sea sencilla de utilizar, tiene su chiste, por eso me gustaría contarte algunos de mis tips que tomo mucho en cuenta al momento de preparar mi café en este método y una vez que los conozcas y los apliques estarás en otro nivel cafeínico.

1. El ratio

Antes que nada, es importante que sepas que para la preparación del café usamos el término “ratio” que consiste en la proporción entre café y agua recomendada para que el sabor del café quede equilibrado.

Yo recomiendo un ratio de 1:16 para la prensa francesa, es decir, 1 parte de café por 16 partes de agua. Por ejemplo, para hacer una taza utilizamos 16 gramos de café y 250 mililitros de agua.

Una estrategia sencilla que yo aplico para sacar las proporciones es dividir la cantidad de agua a utilizar entre 16.

Si sientes que queda muy intenso experimenta aumentando el ratio a 17 o por el contrario redúcelo a 15.

2. La molienda

Cuando preparo mi café en prensa muelo el café grueso como si fuera sal marina, esta parte es muy importante porque cuando usamos moliendas más finas, el sabor del café será más amargo e intenso lo que no permite disfrutar las verdaderas notas del café y eso es horrible cuando tienes un producto de muy buen sabor y calidad.

Además, moler tu café es una de las mejores partes de la experiencia cafeínica porque el aroma que desprenden los granos son deliciosos y memorables.

3. El agua

Otra recomendación que te quiero dar es acerca de la temperatura del agua que vamos a usar para extraer el café, es muy importante que esté a 90°C, es decir, que no hierva el agua para evitar quemar los granos de café que por supuesto, esto también influye en el sabor final. Recuerda que lo que queremos es que el café no sepa a quemado.

4. El tiempo

Una vez que tenemos la prensa con el café en contacto con el agua con la temperatura correcta, debemos dejar que haga el proceso de extracción por solo 4 minutos, después de ese tiempo bajaremos el émbolo para detener los residuos del café y por último servirlo en la taza más inspiradora que tengamos.

Pero ¡ojo! No dejes el café en contacto con el agua por más tiempo ya que puede suceder un efecto de sobre extracción y cambiar completamente los sabores de la bebida, algo que no queremos, si buscamos deleitar las notas de nuestro café. Para eso te recomiendo mejor vaciar el café sobrante en un termo.

Y ¡listo!

Ya sabes cómo sacar los mejores sabores a tu café en la prensa francesa, así que es momento de que saques todas tus herramientas, pongas en práctica estos tips y nos cuentes cómo te fue.

 

Regresar al blog